HISTORIA

BIOGRAFIA DE MAYRA SERBULO CORTES

Trece de enero de 1970: A la una quince del día, nace una niña regordeta y pelona.... Istmeña de corazón, y con una atracción especial por el viento y su sonido; crece rodeada de sol, tierra y surcos. Desde pequeña demuestra sus inquietudes por las actividades artísticas. Su madre de diecinueve años, morena, guapa; excelente ama de casa, le gustaba cantar, bailar y hacer fiestas. Su padre veintinueve años, alto, delgado, mecánico de oficio, le gusta leer, tocar la guitarra, cantar, bailar y contar chistes después de la comida. Tiene dos hermanos mayores que le hacen la infancia agitada. Crece entre la ciudad y el campo, ya que sus jóvenes padres pretendieron “construir su futuro” en la ciudad de México.

A los cuatro años inicia su presentación en público con un bailable “Chambacù” que su mamá le enseña para una festividad del 10 de mayo en la explanada de su precioso pueblo: Xalapa del Marqués, Oaxaca. A partir de ese momento demuestra su gusto por los aplausos y comienza a imitar cantantes, bailar, cantar, declamar y lo que se pudiera con tal de llamar la atención de los demás. En la escuela demuestra tener excelente rendimiento y concursa para los mejores promedios. Carácter competitivo y rebelde, buena salud y desempeño hasta los nueve años, etapa en la que sus padres se separan y todo se vuelve un caos. Sobrevive a la nueva circunstancia de vida y termina su primaria con un promedio de diez en la escuela “Francisco de P. Miranda” en el Distrito Federal.


En el año de 1981 se traslada a la casa de su abuela paterna donde se dedicará a las labores del campo y la casa, paralelamente a los estudios en la Escuela Secundaria Técnica No. 62 de su pueblo natal. Ante los escasos recursos económicos aminora su participación en bailables y eventos culturales, aun así sobresale en sus estudios obteniendo altas calificaciones. Termina la secundaria con promedio de diez, ganando así el apoyo de su padre para viajar a estudiar la preparatoria en la ciudad de Oaxaca.


En 1984, a los catorce años, abandona su pueblo natal para perseguir su objetivo esencial: ser actriz. Circunstancias adversas que ya no son sorpresa, acompañan a nuestra jovencita por su devenir en la iniciación artística. Se inscribe en el Centro de Educación Artística de Oaxaca (Bachillerato de arte SEP – INBA) donde descubre el sentido social del arte. Es ahí donde inicia su carrera artística ya que inmediatamente se integra a los grupos de teatro, danza folklórica y pantomima (grupos independientes) que participan en la vida cultural de la ciudad de Oaxaca. La providencia abre sus brazos a nuestra protagonista y rápidamente comienza a percibir un sueldo por su trabajo en el teatro.


Es así como inicia su aportación económica al hogar: haciendo lo que más le gusta y percibiendo un salario simbólico por ello, ante estas circunstancias, ¿Cómo no continuar? El camino aunque agreste, permite el desarrollo artístico de esta jovencita. Concluye sus estudios con un reconocimiento por su promedio excelente, y es cuando decide viajar a la ciudad de México,   D. F. a consolidar su preparación profesional.

De su etapa universitaria:


En 1987, decide audicionar en el Centro Universitario de Teatro (CUT) de la UNAM. Es aceptada y comienza su formación profesional. Apoyada por amigos y compañeros de trabajo logra trabajar eventualmente en teatro los fines de semana para poder pagarse sus estudios. Aquí un agradecimiento especial a la familia Ramírez Jiménez por todo su apoyo y alegrías en los momentos más críticos de esos años, sin su confianza habría sido realmente tortuoso...


En 1990, inicia su carrera cinematográfica en el mes de junio con la película “Cabeza de Vaca” de Nicolás Echevarria, y en el 15 de Septiembre de ese mismo año, es su debut en el Teatro Universitario con la obra “El Retablo de El dorado” Escrita y dirigida por: José Sanchis Sinisterra, con la actuación de Ana Ofelia Murguía, Claudio Obregón, Alejandro Aura y nuestra actriz iniciada: Mayra Sèrbulo en el Teatro: Juan Ruiz De Alarcón.


Desde este punto, los momentos que van construyendo esta trayectoria artística, estarán rodeados de grandes maestros y excelentes compañeros de trabajo, paralelamente a la vida en la que uno se enamora, se tambalea, sigue adelante, se tropieza, saca el carácter, se forma una familia... y siempre se sigue adelante, siempre luchando, esforzándose por ser mejores, por crecer, por hacer que valga siempre la pena, haberse salido del pueblo siguiendo aquello que algunos llaman destino.

14
cabeza-de-vaca
02